27 oct. 2015

Mitos y realidades de adoptar una mascota de un refugio



Cada vez es más popular la adopción de mascotas, esto gracias a las variadas organizaciones y personas que se encargan de promover esta opción y facilitarla mediante su labor de cuidado de animales que rescatan de las calles, preparándolos para ser incorporados a hogares definitivos. Sin embargo, rondan muchos mitos y realidades en torno a esta opción, por lo que hemos elaborado un listado que puede servir de orientación a quienes se están planteando esta alternativa y aún no se deciden.

Mitos
1. Presencia de enfermedades: las organizaciones que cuentan con refugios de animales los han rescatado de la calle y han iniciado con ellos un importante trabajo de mantenimiento que comprende la salud del animal a fin de entregarlo sano e incluso vacunado a sus nuevas familias, por lo que la presencia de enfermedades disminuye en cuanto a animales rescatados directamente de la calle o comprados en criaderos, en este último caso, puede primar el interés monetario sobre el bienestar del animal, lo que no ocurre en los refugios, que tienen un gran compromiso ético con los animales.

2. No hay animales de raza: muchos perros de raza son abandonados y llegan a los refugios, puede ser más difícil encontrarlos, pero no imposible.

3. Presentan problemas de comportamiento: en ocasiones, existe la creencia de que los animales de refugios presentan más problemas de comportamiento que los otros animales. En el caso de los adultos, se piensa que al no tenerlo desde pequeños, no serán bien enseñados, la verdad, es que cuando se adopta un perro adulto, se tiene la ventaja de conocer su carácter y poder incorporar esta variante al momento de elegirlo. En el caso de los cachorros, los provenientes de refugios, pueden presentar tantos problemas de comportamiento como cualquier otro cachorro y es importante estar dispuestos a enseñarles con cariño y paciencia. 

4. Son agresivos: otro temor frecuente es que el animal no conozca bien a su nueva familia y presente actitudes agresivas, pero esto no suele ocurrir, por el contrario, se suelen mostrar agradecidos del amor y cuidados que se les brindan, llegando a ser compañeros muy fieles.

5. Son animales traumados: hay quienes creen que los animales de refugios presentarán traumas y miedos. Lo cierto es que los animales de refugios destacan por su diversidad, los hay temerosos, alegres, tranquilos y juguetones, es solo cosa de preguntar. Seguro que hay muchas historias de sufrimiento tras animales abandonados y expuestos al hambre, frío y maltrato, lo que puede hacer que algunos sean temerosos, pero también hay animales que se adaptan muy bien a sus nuevas condiciones de vida, o que llegan muy pequeños a los refugios e incluso algunos han nacido ahí.

Realidades
1. Decisión ética: es claramente el punto más importante pues al adoptar una mascota no solo la ayudamos a ella, brindándole cuidados y un hogar, sino que también ayudamos a que disminuya la cantidad de animales que vagan en las calles, expuestos a una mala vida y que pueden llegar a ser portadores de enfermedades.

2. No están a la venta: los animales de refugios no están a la venta, por lo que son una buena opción para quién tiene cariño y condiciones para tener una mascota, pero no tiene el dinero suficiente para comprar una de criadero o que por motivos éticos no quiere hacerlo.

3. Adultos, una buena opción: la ventaja es que se conoce su temperamento y tamaño definitivo, además, no se pasa por la alocada etapa de cachorro, donde suelen ser más destructivos al desconocer reglas y por la tendencia al juego propia de la infancia.

4. Necesitan ayuda: claro que sí, aunque los refugios se esfuerzan por entregar buenas condiciones de vida a los animales que albergan, no hay nada mejor que un hogar donde reciban el cariño, cuidado y atención especial que se merecen.

5. Diversidad: los refugios destacan por la diversidad de animales que albergan. Hay de todos los tamaños, edades, colores y temperamentos. Es solo cosa de buscar y consultar, de seguro más de alguno te roba el corazón.
La adopción de perros y gatos es siempre una buena opción, por un lado, obtendrás la compañía que buscas y por otro, tendrás la certeza de estar ayudando a un animal, siempre y cuando lo hagas con responsabilidad, asumiendo el compromiso entregarle todos los cuidados que requiera en cuanto al cariño, salud y alimentación.


No hay comentarios: